VIAJE GALAICO-PORTUGUÉS

La región galaico-portuguesa

Esta región ha sido habitada, desde tiempos prehistóricos, por distintos pueblos y diversas culturas que han ido moldeando las características actuales. En nuestros días puede observarse y sentirse la rica historia de siglos y siglos. De los tiempos que conocemos bajo el nombre de Edad de Piedra, del posterior e imponente Imperio Romano, de los distintos reinos medievales como el Suevo, el Visigodo, el más tardío Reino de Galicia, el Reino de Asturias, el Reino de Portugal y la rica herencia del siglo XX, hay en Galicia y el norte de Portugal una notable herencia cultural.

A pesar de la división política entre España y Portugal se pueden encontrar lazos culturales muy cercanos. Un ejemplo es el fenómeno de la lírica galaico-portuguesa. Conocida popularmente como trovadorismo, se desarrolló ampliamente entre los siglos XII y XIV y es la lengua primitiva de la que derivan el portugués y el gallego modernos. 

Pero dentro de la homogeneidad galaico-portuguesa existen singulares diferencias. Así es que las divergencias regionales hacen de este viaje una travesía única. A medida que se atraviesan los territorios, y se conoce su su gente, se puede escuchar de un lado del Río Miño el hermoso sonido de las gaitas gallegas, el instrumento característico de la música folklórica de Galicia, y del otro lado, ya en terreno portugués, la guitarra portuguesa deleita con el fado. También se puede, a un lado del Río Miño, probar el pulpo a feira, la empanada gallega, la orella y el cocido gallego, y del otro la feijoada, la francesinha y la leche frita. 

El río Duero marcaba el límite norte de la provincia romana Lusitania, y por lo tanto, el límite sur de la provincia romana Gallaecia. Desde allí, de la imponente Oporto, partiremos . Y finalizaremos en el extremo norte de Galicia, en la portuaria e ilustrada Ferrol. Pero en el medio disfrutaremos de mágicos y deslumbrantes paisajes naturales tanto como de notables herencias culturales.

Contacto: caegseminario@gmail.com – Teléfono celular: +381612566887/+381611604312

Río Miño, frontera natural entre Galicia y el norte de Portugal

Destinos

> España, Galicia: Ferrol, La Coruña, Lugo, Santiago de Compostela, Vigo, Pontevedra, Orense, Tuy, Bayona, Combarro, Mondariz, La Guarda, Villa Sobroso.

> Portugal, Norte: Porto, Valença do Mihno, Vila Nova de Cerveira, Ponte de Lima.

Salida de agosto 2022

> Inicio del tour: sábado 20 de agosto 2022

> Finalización del tour: sábado 3 de septiembre 2022

Modalidad del viaje

Planteado como un tour con fines diferentes a los tours convencionales, que pretende no solo observar y disfrutar de la naturaleza y de los bienes culturales y arquitectónicos de la región, sino adentrarse en la rica historia e idiosincrasia, el contingente es reducido en número de participantes. De esta forma creemos que se puede entablar una fluida comunicación entre el territorio (su gente y su cultura) y los viajantes.

Todos los recorridos se hacen por medio de un transporte privado (mini bus) lo cual no solo permite maximizar el tiempo, al no depender de las posibilidades y horarios del transporte público, sino que brinda un mayor grado de autonomía.  Por las características del itinerario, entre destino y destino no se han planeado largas distancias, por lo tanto esto deja un relativo tiempo «ocioso» para descansar y recargar energías para el día siguiente.

Para la comodidad de los viajantes nos alojaremos en tres ciudades (Porto, Vigo y Lugo). Estos tres destinos se ubican en el límite sur, en el centro y en el límite norte del recorrido. De esta manera se gana y tiempo y ahorra energía pues no hay que mudarse constantemente de hotel a hotel.

Valor

Precio Paquete Tierra en base doble (no incluye aéreo): USD 1850

Precio Paquete Tierra en base simple (no incluye aéreo): USD 2230

Características del viaje

Incluye
  • Todos los traslados desde la llegada a Porto hasta la finalización del tour
  • Transfer del aeropuerto al hotel al comenzar y finalizar el tour
  • 15 días y 15 noches de alojamiento en hoteles con desayuno incluido
  • Servicio de acompañamiento full time con guía experto en la región.
  • Visitas panorámicas guiadas en Oporto, Vila Nova de Cerveira, Ponte de Lima, Valença, Tui, Vigo, Pontevedra, Mondariz, Ourense, Santiago de Compostela, Ferrol, La Coruña y Lugo.
  • Paseo en barco por las rías gallegas.
  • Entradas a los museos, provinciales, municipales y temáticos, que se visitan a lo largo del tour:
  • Entrada al museo del Molino de Narón, en Ferrol;
  • Entrada al Museo de la Construcción Naval, en Ferrol;
  • Entrada al Museo Arqueológico e Histórico del Castillo de San Antón, en Coruña;
  • Entrada a la Fortaleza vieja de La Coruña;
  • Entrada al Cementerio de San Amaro, en Coruña;
  • Entrada a la Catedral de Santiago de Compostela;
  • Entrada al Museo Provincial de Lugo;
  • Entrada al Museo Provincial de Pontevedra;
  • Entrada a la réplica de Caravela La Pinta, en Baiona;
  • Entrada a la Catedral y Museo Catedralicio, en Ourense;
  • Entrada a la Fortaleza y ciudad antigua, de Valenca;
  • Entrada a la Muralla Medieval y mirador de Praza de Estrela, en Tui;
  • Entrada a la Catedral de la Sé, la principal catedral de Porto;
  • Entrada al Forte Sao Joa Baptista en Porto
  • Entrada al Museo Etnográfico Liste, en Vigo
  • Entrada al Parque del Castro, en Vigo

Programación día a día en agosto

  • Día 1, 20/08: Porto: Paseo por la ciudad vieja; Catedral de Oporto (la Sé); recorrido por el Barrio Ribeira; Faro de las Felgueiras; Forte de Sao Joao Baptista.
  • Día 2, 21/08: Porto: Iglesia de San Francisco y sus catacumbas; mercado de Bolanhos; Jardín Paseo Tigre y convento franciscano.
  • Día 3, 22/08: Ponte de Lima: Torre da Cadeia Velha y Torre de São Paulo, puente medieval, fuente Chafariz Nobre do Largo de Camões, paseo por el Jardín Botánico y la ribera del río Lima.
  • Día 4, 23/08: Valença: Fortaleza de Valenca y barrio al interior. Vila Nova de Cerveira: vista panoramica de la ciudad y del Rio Minho, Castillo de Vila Nova de Cerveira, Fuerte de Lovelhe, paseo por la ribera del rio Mihno.
  • Día 5, 24/08: Tuy: Casco Vello ; Muralla medieval y Miradoiro Praza do Estrela; Catedral Santa María de Tuy y Capilla San Telmo; paseo junto al río y puente internacional de Tuy diseñado por Gustave Eiffel. La Guarda: paseo marítimo, casco histórico y casas indianas.
  • Día 6, 25/08: Vigo: Vigo histórico; recorrido por la calle Príncipe, paseo por el barrio pesquero Bouzas, paseo por el parque Monte del Castro. Visita a la playa Los Patos.
  • Día 7, 26/08: Pontevedra: Casco histórico, paseo fluvial y Puente de Burgo, Praza das Cinco Rúas. Combarro: casco antiguo, visita a los hórreos del pueblo de los pescadores y cruceiros celtas.
  • Día 8, 27/08: Baiona: Casco Antiguo, Playa de la Ribera, Murallas y Castillo de Monterreal. Réplica de la Carabela Pinta, Iglesia de Santa María de Baiona y Virgen de la Roca.
  • Día 9, 28/08: Orense: Casco histórico; visita As Burgas con sus fuentes de aguas termales; Parroquia de Santa Eufemia del Centro, Iglesia Santa María la Mayor. Puente romano-medieval.
  • Día 10, 29/08: Mondariz: Balneario Mondariz, Plaza y pueblo de Mondariz, paseo por los puentes romanos del río Tea. Villasobroso: fortaleza Medieval Castillo de Sobroso.
  • Día 11, 30/08: Santiago de Compostela: Ciudad Antigua y Catedral de Santiago de Compostela; Mercado de abastos; Parque do Monte Pío y Parque de la Alameda.
  • Día 12, 31/08: Lugo: Ciudad vieja; Museo provincial; Muralla romana, puente romano y termas romanas. Visita a la Catedral de Lugo.
  • Día 13, 01/09: Fisterre. «Visita al faro del fin del mundo». Muxia.
  • Día 14, 02/09: Ferrol: Barrio La Magdalena, Molino de Naron, Barrio Ferrol Vello, Parque Reina Sofía y el Museo de la construcción naval junto con el paseo del Cantón de Molins.
  • Día 15 03/09: La Coruña: Ciudad Vieja, Torre de Hércules, Edificios icónicos como La Terraza y el Quisco Alfonso, Jardín de la Antigua Fortaleza ó de San Carlos, Castillo de San Antón, y paseos por la playa.

Detalle de los destinos

Ferrol

Habitada por un tipo de pueblo celta, conocido como los galaicos, desde tiempos prerromanos, y conquistada militarmente por Octavio Augusto en el año 19 a.C, las tierras ferrolanas fueron luego parte del Reino de los Suevos y testigo de la venida de grupos de britanos que huían de las invasiones de jutos y sajones que asolaban la isla de Britania. Del siglo XII datan su primera organización política y la donación real al Monasterio de San Martín de Jubia, dedicado al patrón de la ciudad, San Julián.

Su puerto es uno de los puertos históricos más importantes de la península ibérica. Estuvo volcado históricamente al comercio con Inglaterra, Francia y los Países Bajos, lo que le costo mucho tras las guerras que el emperador Carlos V mantuvo contra Francia y especialmente el conflicto que el rey Felipe II de España mantuvo contra Inglaterra. La siempre polémica, fue aliada de Gran Bretaña en la Guerra de Independencia, en el marco de las guerras napoleónicas, y fue la primera en secundar la Revolución Gloriosa de 1868 que dió inicio al Sexenio Democrático en España. 

El estallido de la Guerra Civil (1936-1939) significó que los astilleros, talleres, fundiciones y dársenas de Ferrol fueran tomados bajo el control del Estado y nacionalizados en 1945 bajo el nombre de Bazán.  

El 30 de septiembre de 1938, por Orden del Ministerio del Interior a instancias de su titular Ramón Serrano Súñer, cuñado de Francisco Franco, se cambió la denominación a El Ferrol del Caudillo, vinculando de este modo la ciudad al entonces nuevo dictador oriundo del municipio ferrolano.

  • El molino de Narón: El complejo fabril del XVIII albergará un centro de interpretación y museo. El complejo fabril estaba compuesto de cuatro grandes molinos «desde aquí se quitó el hambre a toda la comarca», en referencia al período en el que los bloqueos por la guerra con Inglaterra y Portugal mantenían en estado de sitio a una población que llegaba casi a los 30.000 habitantes, con los florecientes arsenales y astilleros de la ría.
  • Barrio Magdalena: Las viviendas estaban destinadas a la burguesía ferrolana. Son casas de dos o tres alturas, con amplios miradores, balcones y galerías acristaladas de madera lacada en color blanco, inspiradas en las que cubrían la popa de los barcos. Desde Ferrol estas galerías se extendieron al resto de Galicia. A principios del s. XX, el arquitecto Rodolfo Ucha incorpora al barrio numerosas edificaciones modernistas. En estas calles encontramos algunos de los monumentos más emblemáticos de Ferrol, como el Teatro Jofre, la Concatedral de San Julián, el edificio de la Pescadería, el Mercado de la Magdalena, el Ayuntamiento.
  • Barrio Ferrol Vello: Hasta mediados del siglo XVIII, la villa se reduce a poco más de lo que hoy ocupa Ferrol Vello y presenta una semblanza de villa gallega típicamente marinera.
  • Parque Reina Sofía
  • Museo de la Construcción Naval
  • Paseo del Cantón de Molins
Entrada al Astillero de Ferrol
Ferrol, las rías, y el mar, ciudad del Camino Inglés

La Coruña

Tierra de la tribu de los Brigantes, así como la de los ártabros, la bahía de La Coruña es citada por los geógrafos clásicos con el nombre de Portus Magnus Artabrorum (Gran Puerto de los ártabros, y Ptolomeo se refiere a ella como la ciudad de Faro. Tras la llegada de los romanos, en el s. I d. C. se construyó el faro llamado Torre de Hércules, prueba de la importancia que tenía la ruta marítima por la zona ya en épocas remotas. La ciudad vieja, del siglo XIII, como la fortaleza vieja, actual jardín de San Carlos, construida en el siglo XIV, se encuentran hoy en día como testimonio viviente de los sucesos que atravesó la ciudad a lo largo de la historia.  

En 1588 salió del puerto de La Coruña la Armada Invencible hacia el inesperado desastre en el canal de la Mancha. Cuando un año más tarde la reina de Inglaterra, Isabel I, envió una escuadra mandada por el almirante Francis Drake conocida como la contraarmada, la ciudad se defendió con la heroína María Pita a la cabeza, consiguiendo resistir el asedio.

En esta ciudad, en una pequeña aldea en Irina Flavio, nació el reconocido escritor Camilo José Cela.  

  • La Torre de Hércules: ícono de la ciudad, y faro en funcionamiento más antiguo del mundo; y antiguas murallas defensivas de la ciudad, en el paseo del Parrote
  • Los Menhires por la Paz, en el Campo da Rata en gallego, son un monumento erigido en honor a quienes en aquel lugar fueron fusilados, republicanos, sindicalistas y militantes de izquierda, por los sublevados en el marco de la Guerra Civil española.
  • Castillo de San Antón: construido en el último cuarto del siglo XVI, en donde antes supo existir una ermita dedicada a San Antón, con el propósito de defender la ciudad de los ataques que vinieran desde el mar. A partir del siglo XVIII la fortaleza se convirtió en prisión, función que mantendría hasta su cesión al Ayuntamiento de La Coruña en 1960. En él tiene su sede el Museo Arqueológico e Histórico de esta ciudad desde su inauguración en octubre de 1968.
  • Ciudad Vieja – casco antiguo medieval: La Ciudad Vieja es el nombre que recibe el casco antiguo de La Coruña. Durante los siglos IX y X, los habitantes de la entonces llamada isla del Faro, península en la que se erige hoy en día la Torre de Hércules, fueron abandonando la zona debido a los constantes ataques de las flotas vikingas y se establecieron en el área de Betanzos. En 1208 el rey Alfonso IX refundó la ciudad en el actual emplazamiento de la Ciudad Vieja reconstruyendo la urbe, que pasó a depender directamente del rey, libre de vasallaje al clero o a los señores feudales. En el siglo XIV se construyeron las murallas que protegían la Ciudad Vieja, de las que todavía se conservan restos, así como tres puertas que abrían la ciudad al mar: la del Parrote, la del Clavo y la de San Miguel.
  • Jardines de Méndez Núñez: Estos jardines, situados en el centro de la Pescadería y adyacentes a las instalaciones portuarias, acompañan el frontal de los Cantones Pequeño y Grande. Datan de mediados del Siglo XIX y en él se hallan emblemáticos edificios modernistas como La Terraza o el Quiosco Alfonso.
  • Fortaleza vieja o Jardín de San Carlos
  • Cementerio de San Amaro
  • Rambla por la playa de Las Amorosas à salida al Atlántico
Torre de Hércules
Edificio La Terraza

Santiago de Compostela

Surcada por el Río Sarela, esta ciudad destaca por ser uno de los tres grandes núcleos de peregrinación del cristianismo, junto con Jerusalén y Roma. Durante los primeros siglos d.C, durante el período romano, este territorio fue el mansio de Assegonia.

El nacimiento de Santiago, como se conoce ahora, está ligado al descubrimiento de los restos del Apóstol Santiago entre el 820 y el 835. El rey asturiano, Alfonso II, aprovechando la ocasión del descubrimiento, funda a sus expensas una iglesia que rodeará de privilegios. En torno de la iglesia situará comunidades y fundará un pueblo que desde el principio goza de prerrogativas reales. El nuevo lugar de peregrinación de la cristiandad fue posible, entonces, en un momento en que la importancia de Roma había decaído y Jerusalén no era accesible al estar en poder de los musulmanes. Desde Santiago se organizó la resistencia armada frente a las invasiones de los normandos, los cuales conocían al Reino de Galicia como Jakobsland (País de Santiago) como aparece en las sagas nórdicas.

  • Santa Apostólica y Metropolitana Iglesia Catedral de Santiago de Compostela: uno de los principales destinos de peregrinación de Europa durante la Edad Media a través del llamado Camino de Santiago, una ruta religiosa que comunicaba la península ibérica con el resto del continente. En el año 997 esta iglesia primitiva fue reducida a cenizas por Almanzor, comandante del ejército del califa de Córdoba.
  • Ciudad vieja de Santiago de Compostela (rodea a la catedral)
  • La Plaza del Obradoiro (en gallego: Praza do Obradoiro) es la principal. En ella destacan edificios emblemáticos como el Palacio de Rajoy, el Hostal de los Reyes Católicos, el colegio de San Jerónimo o la propia Catedral de Santiago de Compostela.  
  • Mercado de abastos
  • Mirador de la Catedral de Santiago de Compostela
  • Parque do Monte Pío y Parque de la Alameda 
Catedral de Santiago de Compostela
Parque de La Alameda
Ciudad antigua de Santiago de Compostela

Lugo

La ciudad más antigua de toda Galicia, de origen romano, fue fundada en el año 25 a.C por Paulo Fabio Máximo. Prueba de esto es su muralla romana, única en el mundo que conserva todo su perímetro. En aquel año fue instalado un campamento militar con el nombre de Lucus Augusti. Lucus es una palabra latina que significa ‘bosque sagrado’, con lo que el nombre tendría el significado de «el bosque sagrado de Augusto». Eran entonces tiempos de Augusto, y el Imperio Otomano tenía por finalidad anexionarse el norte peninsular. Este campamento fue organizado sobre un antiguo castro.

Existe, también, la hipótesis de que podría tener un origen prerromano, basado en la divinidad celta Lug: Lugh o Lugus es una de las más destacadas divinidades de la mitología celta. Maestro de todas las artes y habilidades: tenía todas las facultades. Por esta razón también es conocido como Samildanach o el múltiple artesano, no solamente porque está en la cima de la jerarquía, sino porque además es pancéltico: es una de esas raras divinidades que, por lo que se sabe de los pueblos celtas, se le puede encontrar en todos los panteones

Tras la llegada y la toma de la ciudad por parte de los suevos, en el año 460, tuvo lugar el Concilio de Lugo (565), en el que se elevó a la iglesia lucense a sede metropolitana, pasando a depender de ella los obispos de Astorga, Britonia, Iria Flavia, Orense y Tuy. Luego fue parte del reino visigodo y en 714 llegaron los musulmanes, quienes la ocuparon poco tiempo. Fue recuperada por Alfonso I 30 años más tarde.  

A lo largo de la Edad moderna conservó su popularidad debido a las ferias de San Froilán, que junto con el ferrocarril, hizo de Lugo el principal centro de comercio de ganado vacuno de la península. Y ya en la Edad Contemporánea, el 2 de abril de 1846, con el pronunciamiento del coronel Miguel Solís, se inició el levantamiento de 1846 contra el presidente Narváez, que terminaría con el fusilamiento de «los mártires de Carral».

  • La muralla romana y otros edificios romanos como las termas y el puente.
  • Museo provincial: destaca por su colección de orfebrería celta, sus mosaicos romanos e interesantes colecciones de artistas gallegos como Castelao, Julia Minguillón, Castro Gil y Asorey.
  • Paseos fluviales de los ríos Miño y Rato
  • Tabernas de las calles Rúa Nova (conocida como Rúa dos Viños) y Praza do Campo
  • Santa Eulalia de Bóveda (aldea y parroquia) donde destacan sus pinturas pompeyanas, santuario tardo-romano (siglos III y IV)
Muralla romana de Lugo
Puerta de la Rúa Nova, en Lugo

Vigo

El territorio en el que actualmente se asienta la ciudad de Vigo ha sido escenario de asentamientos de la cultura castreña, parte de la Edad de Hierro, que se desarrolló en Galicia desde el siglo VIII a. C. hasta finales del I d. C. También ha sido tierra en la que se desarrolló la cultura romana, siglos más tarde. 

Debido a su estratégica posición, de cara al Océano Atlántico, y por su cercanía al Mar del Norte, entre los siglos XV y XIX sufrió tomas, incendios, ataques y allí se libraron importantes batallas, como la de Rande, la de Genshield y las de la Restauración portuguesa, entre otras. Desde 1855 se establecieron servicios de comunicación marítimos periódicos con Buenos Aires, La Habana y Puerto Rico.  Su continua expansión económica, del siglo XX, explica la absorción los ayuntamientos limítrofes de Bouzas (1904) y Lavadores (1940). A diferencia de lo que ocurrió en el centro de Vigo, donde prácticamente no hubo resistencia al golpe de Estado franquista, en Lavadores, de origen y carácter popular y obrero, se desarrolló una fuerte y organizada resistencia al poder franquista. En el puerto de Vigo, en los años posteriores sirvió como base de avituallamiento de combustible y alimentos para buques del Tercer Reich.

  • La esencia de Vigo está en sus barrios: a menos de 200 metros de la principal arteria de la ciudad, la Gran Vía, nos encontramos con hermosas aldeas como Cabral, en contraste con incansables barrios trabajadores como Teis, forjados en el Vigo Industrial; o villas históricas como Bouzas que, sin perder su peculiar carácter marinero, hoy forman parte de Vigo. 
  • Parque Monte del Castro: punto más alto del centro de Vigo.
  • Parque de los Castrelos (Finca de la Marquesa o Parque Municipal Quiñones de León) y el Museo Quiñones de León, acogido en el pazo, edificación que representa el esplendor barroco de la arquitectura palaciana. Fue construido en la segunda mitad del siglo XVII, siendo en la actualidad uno de los mejores ejemplos de la arquitectura palaciana gallega.
  • Ensenada de San Simón: aquí se libró la Batalla de Rande, y sirvió para defensa de la ciudad, como de prisión también
  • Paseo por la calle Príncipe, uno de los principales núcleos comerciales urbanos.
Illa de Arousa
Parque y mirados del Parque Monte do Castro
Paseo marítimo de Bouzas

Pontevedra

Atravesada por el Río Lérez, y justamente por esto, también conocida como la Ciudad del Lérez, posee un casco histórico mágico. Esta ciudad cuenta con una leyenda fundacional mítica de origen renacentista: se dice que el responsable de la fundación de la villa fue Teucro, uno de los héroes de la Guerra de Troya. 

Fue citada en el siglo XII, con el nombre de Pontus Veteris, según la documentación del  Monasterio de Lérez, debido al antiguo puente de origen romano, hoy conocido como el Puente del Burgo y transformado durante la época medieval.

 A finales del siglo XV se fundó la Cofradía del Gremio de Mareantes, que se convirtió en el centro económico de la ciudad al controlar el comercio marítimo. La Santa María, una de las tres carabelas del viaje de Cristóbal Colón a América, fue construida en las carpinterías de ribera por el poderoso gremio de Mareantes.

Más cerca en el tiempo, a partir del siglo XX, Pontevedra se volvió un centro intelectual y artístico. Figuras como del Valle-Inclan y Castelao dan cuenta de la relevancia en el ámbito de la literatura. La fundación del partido galleguista, en 1931 fundado y dirigido por Alexandre Bóveda y Castelao puede ser considerado como el germen del nacionalismo gallego actual.

  • Museo Provincial de Pontevedra – Edificio Castelao: Museo con colecciones de arte español y gallego, y artes decorativas desde la Edad Media hasta el siglo XX.
  • Santuario da Virxe da Peregrina: capilla popular por ser una de las paradas del Camino de Santiago. Construida en el último cuarto del siglo XVIII, es obra del arquitecto portugués Antonio Souto. Es el santuario de la patrona de Pontevedra.
  • Paseo fluvial de Pontevedra 
  • Puente del Burgo: El puente en sí mismo representa la esencia de la ciudad pontevedresa, cuyo nombre deriva de puente y está relacionado con el puente viejo que le dio nombre, en la actualidad denominado Puente del Burgo.
  • Monumento a Castelao
  • Plaza das Cinco Rúas: su nombre se debe a que en ella confluyen cinco calles. Destaca en la plaza el crucero barroco (1773) un hermoso ejemplo del arte popular gallego.
  • Hórreos de Combarro: pueblo de piedra de característicos hórreos al borde del mar y de estrechas callejuelas. Se ha convertido en una sucesión de pequeños restaurantes y tabernas donde comer pulpo o pimientos de padrón.
Santuario de la Virgen Peregrina, Pontevedra
Plaza de las Cinco Rúas

Ourense

Es la ciudad del agua. Ocho puentes cruzan aquí el río Miño, que en tiempos de los romanos era una mina de oro, de la cual deriva su nombre. Además del río Miño, la ciudad se encuentra atravesada por los ríos Barbaña y Lonia. En la actualidad ya no hay oro, pero sí unas aguas muy valiosas: las aguas termales.

Luego de la dominación romana, su situación estratégica hizo de la ciudad un importante núcleo comercial en la Edad Media. Fue sede real en tiempos del Reino Suevo, y posteriormente, en tiempos visigodos fue sede episcopal de la Iglesia Católica, de aquí la innumerable cantidad de iglesias con las que está dotada la ciudad. 

Así mismo, sus plazas, Praza Maior, Praza do Ferro, Praza da Magdalena, entre otras, son una invitación constante a recorrerlas por su desbordante belleza. 

  • Centro de Interpretación As Burgas: investiga la historia de los baños medicinales de la ciudad.
  • As Burgas: Aguas termales históricas con baños y fuentes exteriores. Paseo termal.
  • Catedral de Orense, del siglo XII, alberga la Puerta del Paraíso
  • Puente romano: de arcos característicos y cruzando el Río Miño, este puente antiguo del siglo I, fue reconstruido en el año 1230, cuenta con vistas al río únicas.
  • Parque da Alameda do Concello
  • Convento de San Francisco: constituye una muestra única del gótico gallego con clara influencia del románico.
Catedral de Ourense, del siglo XII
Puente romano de Ourense

Combarro

Pueblo de pescadores y campesinos. Allí abajo, a orillas de la Ría de Pontevedra, entre medio de los hórreos, construidos con granito y madera, el tiempo parece haberse detenido. Los hórreos situados al pie de mar, junto con sus muelles, son una de las estampas más conocidas de las Rías Baixas. Ya que es, más bien, todo lo contrario al típico paisaje de las costas gallegas. Combarro, a diferencia de la gran cantidad de villas y ciudades orilleras, no posee un gran puerto, que en algún momento de la historia haya sido oficial ni importante, y tampoco posee murallas, de fortalezas o castillos medievales.

Los hórreos de Combarro datan del siglo XVIII, y en ellos además de almacenar los productos de la pesca y de la agricultura, sobre todo el maíz y la papa, sirven para secar boquerones y sardinas. Su finalidad era proteger los productos de los animales. Tanto es así, que las piedras circulares que puedes observar sobre cada una de las columnas que los sostienen se denominan tornarratos, un diseño destinado a que los ratos (ratones) no puedan acceder a su interior.

Las casas mariñeiras y los cruceiros terminan por completar el paisaje de la aldea. Estos últimos conforman el monumento gallego por excelencia y cuya función era proteger los caminos y sus encrucijadas, según cuenta la leyenda popular. Las casas mariñeiras destacan sobre la calle principal de Combarro, A Rúa. Están orientadas al mar. Llaman la atención los balcones en sus fachadas, que se encuentran apoyados sobre columnas, que dan lugar a los característicos soportales. Estas construcciones constituyen típicas viviendas de pescadores, con una planta baja donde guardar los útiles de pesca y agrícolas, y en las que también solía ubicarse un lagar para elaborar vino. En el primer piso se localizaba la cocina, una sala y dormitorios de pequeño tamaño.

Esta aldea permaneció bajo gran parte de su historia bajo el dominio del monasterio de San Juan de Poio, luego de haber sido donada en el siglo XII por la reina Urraca I de León. Ello explica que aún hoy pertenezca a la parroquia de Poio (Poyo en español).

Como es habitual en las poblaciones marineras, el 16 de julio Combarro celebra la festividad de la Virgen del Carmen. La tradición manda engalanar los barcos con flores y banderas para participar en una emotiva procesión marítima. La embarcación mejor adornada es la que portará la imagen de la Virgen. La Fiesta del Mejillón, el 15 de agosto, es otra cita señalada en la localidad.

Combarro
Hórreos en Combarro

Tuy

Frente al río Miño y llamada Castellum Tude por los romanos se encuentra la hermosa ciudad de Tuy. Fue un lugar importante durante la época medieval, durante el período visigodo, cuando los príncipes eran enviados allí, al lugar que aún hoy se conoce como “Pazos de reis”, para evitar que fueran víctimas de alguna intriga palaciega. Además de contar con historia en cada uno de los adoquines de la ciudad vieja, no deja de ser un ensueño en el cual pasear. 

Durante la Guerra Civil Española fue la última ciudad de Galicia en caer en manos de las tropas sublevadas. La resistencia republicana organizó la última contienda en un lugar llamado «Volta da Moura». Si bien la llegada de refuerzos militares de Vigo y Orense facilitó la entrada de los «nacionales» en la ciudad el 26 de julio. Esa condición de ser la última resistencia provocó una dura represión contra aquellas personas de mayor significación izquierdista, incluyendo al alcalde Guillermo Vicente Santiago.

  • Muralla Medieval y Miradoiro Praza de Estrela
  • Casco Vello Tui
  • Capilla de San Telmo: edificada sobre el lugar de otra anterior que había sido erigida en la casa donde había muerto el Santo a principios del siglo XIII. Es obra del obispo Don Juan Manuel Rodríguez Castañón que puso la primera piedra el 23 de Junio de 1769. Siendo finalmente acabada a principios del siglo XIX. La Iglesia es una hermosa muestra, única en Galicia, del barroco lusitano propio de la Archidiócesis de Braga.
  • Catedral de Santa María de Tui
  • Igrexa de O Sagrario de Pazos de Reis
  • Paseo junto al río, con vista única al río Miño
  • Puente internacional de Tuy: finalizado en 1885 y de triple uso del puente ya que por arriba pasa el ferrocarril, por el interior de la parte baja circulan los coches y a los lados los peatones.
Catedral Santa María de Tui
Interior de la Catedral Santa María de Tui

Valença

La historia de esta ciudad se cuenta a través de la historia de Sancho I de Portugal y la ruptura del matrimonio de su hija Teresa con Alfonso IX de León. Este mandó a Paio Carramundo a repoblar y crear una área fortificada frente a la plaza gallega de Tui, denominándola Contrasta. 

Su nombre actual se le debe, en 1262, a la orden del rey Afonso III de Portugal que decide cambiar «Contrasta»,»la que queda en frente», por «A valença», «La valiente». El sobrenombre de do Minho le viene por el río Miño. Es una ciudad medieval, de calles adoquinadas y casas de fachada típica de azulejos y hermosos balcones.

En España se hizo famosa por sus tiendas, sobre todo textiles, en las que se puede comprar toallas y sábanas de muy buena calidad a precios muy económicos.

  • Fortaleza de Valença de Minho (sistema defensivo): En 1643, para protegerse de invasiones a Valença, el Señor de Vauban reconstruyó los muros del siglo XII que rodeaban la ciudad, dándole la imagen que hoy en día tiene: una forma de estrella. Tiene  4 puertas de acceso, 12 baluartes, 4 revellines y la muralla.
  • Marco Miliario romano: marca las 42 millas de distancia entre Braga y Tuy. Fue mandado a construir por el emperador Claudio en el siglo I D.C. A lo largo del tiempo sirvió también como picota. La vía romana XIX entra en Valença por Fontoura, cruza Cerdal, y luego de Valença sigue camino hacia Tui. Era una vía con fines militares, comerciales y de control de frontera.
  • Iglesia de Santa María de los Ángeles (Igreja de Santa Maria dos Anjos): templo románico del siglo XIII
  • Museo Municipal de Valença
  • Mirador de la Fortaleza (ó Miradouro Monte do Faro más alejado)
  • Área de Lazer de Nossa Senhora da Cabeça: situado a orillas del río Miño, jardines, parque infantil, un bar, un centro náutico y un muelle.

Fortaleza de Valenca

Valenca do Mihno

Ponte de Lima

Cuenta la leyenda que los romanos no se atrevían a atravesarlo porque confundieron su nombre, río Lethes, con el de Lete, el río del olvido de Hades con el miedo a perder la memoria. Esta creencia dificultaba las campañas militares hasta que el general romano Décimo Juno Bruto, quién dirigía la conquista en Galicia y norte de Portugal, decidió romper el mito. Lo cruzó y una vez en la otra orilla llamó por el nombre a cada uno de sus soldados, que atónitos no dudaron en seguirle.
La Festa do Esquecemento (Fiesta del Olvido) sigue celebrándose cada 20 de agosto; las batallas entre romanos y celtas, el mercado, el desfile de tropas y recreación de las tropas de Bruto cruzando el puente forman parte de la celebración. Unas figuras a tamaño natural recuerdan el episodio.

El rio se llama Lima o Limia y cuenta con un puente romano maravilloso que lo atraviesa. La villa fue un importante punto geográfico durante la Edad Media. Estaba situada estratégicamente y era de paso obligado para quienes iban de Astorga a Braga o a Santiago. Por ello se mandó amurallar seis puertas que daban acceso a la villa y nueve torres vigilaban los posibles ataques enemigos. Actualmente sólo quedan dos de ellas, la Torre de San Paulo y la de Cadeia Velha, ambas declaradas monumento nacional.

Su arquitectura también denota un pasado de emigración. Las Casas de Brasileiro, comunes en el norte de Portugal eran la forma de mostrar el éxito obtenido en el extranjero. Los torna-viagem regresaban de Brasil y con sus fortunas mandaban construir casas muy decoradas que contrastaban con la sencillez del paisaje luso. Fachadas de azulejos coloridos, estatuas y jardines en los que no podían faltar las palmeras imperiales.

Ponte de Lima
Ponte de Lima

Mondariz y Villa Sobroso

Balneario de Mondariz:  aquí venía la «creme de la creme» de la alta sociedad española a olvidarse de sus problemas cotidianos y a descansar, buscando el beneficio de esas «aguas» que tanta fama dieron a su Balneario. Algo que sucede también en la actualidad.

La historia de este Balneario nos remonta al descubrimiento de la Fuente de Troncoso. A orillas del Río Tea, esta fuente fue el primer manantial de aguas medicinales descubierto en Mondariz. Su descubrimiento se le adjudica al sacerdote Domingo Blanco, a principios del siglo XIX. Poco tiempo después, en 1862, se construyeron unos muros, la fuente y la primera bañera termal de Mondariz. Poco a poco comenzaron a llegar visitantes a la zona.

Las aguas medicinales de la Fuente de Troncoso fueron populares entre los gallegos y se volvieron un lugar de ocio y distinción de la sociedad acomodada de la región. Luego, a finales del siglo XX, Enrique Peinador, un reconocido médico y empresario gallego se consolidó como el principal propulsor del Balneario. Descubrió la Fuente de Gándara y se creó el primer Gran Hotel de Mondariz, con el fin de impulsar la exclusividad de la que disfrutaban del lugar los gallegos más acomodados. La fama internacional que alcanzó el Balneario Mondariz y su Gran Hotel, explican que en él se hayan albergado personalidades como Rockefeller, Primo de Rivera o la Infanta Isabel de Borbón, entre otros.

En 1973 sufrió un espectacular incendio que dejó el edificio en ruinas. Años más tarde, el edificio del Gran Hotel de Mondariz, se rehabilitó para uso particular, en su interior podemos encontrar, hoy en día, viviendas particulares que vuelven a dar vida al edificio histórico más representativo del balneario.

Gran Hotel del Balneario Mondariz
Mondariz
Castillo de Sobroso

Vila o Sobroso: en las inmediaciones del monte Landín, este pueblo fue, en tiempos pretéritos, una gran productora de alcornoque, que en gallego se denomina sobreira. De ahí, que la fortaleza y la villa tomaron el nombre de Sobroso de origen galaico que deriva la palabra latina súber, subéris.

La fortaleza medieval y el imponente castillo al que rodea, conocido como Castelo do Sobroso, han sido testigos de una de las intrigas más importantes de la historia nobiliaria. Aquí fue recluida Urraca I, hija de Fernando I de León y Conde de Castilla, por los partidarios de su hijo y del Infantado que poseía el infante, y por los partidarios de su hermana, Teresa de León.

En el siglo XV fue prácticamente destruido por las Revueltas Irmandiñas. Esta serie de revueltas fueron llevadas a cabo por campesinos y clérigos, aquellos del bajo clérigo, como también por algunos artesanos, y reunía a todos aquellos que sufrían el aplastante dominio de la nobleza medieval. Estas son generalmente conocidas dentro del aún más amplio marco de revueltas que componen la “Crisis del Feudalismo”.

Esta villa es un punto central histórico. Se encuentra atravesada por rutas, cuyos orígenes se remontan allá lejos y hace tiempo, y que luego constituyeron senderos feudales: el primero, desde el castillo de Sotomayor al castillo de Villasobroso; el segundo, el que se inicia desde el castillo de Salvaterra de Miño al castillo de Villasobroso y la tercera, la ruta de La Franqueira desde el Castillo de Villasobroso al monasterio cisterciense de Santa María de la Franqueira; tres importantes rutas.

Vila Nova de Cerveira

En las orillas del Río Minho, y a unos pocos quince kilómetros de la desembocadura de este en el Océano Atlántico, se encuentra esta característica villa portuguesa.  Su fortaleza fue construida en dos momentos distintos de especial importancia para la vida de la región. El primero fue cuando esta villa constituyó parte del Condado Portucalense, en el siglo XI, y el segundo cuando en el marco de las guerras de restauración, del dominio de reyes castellanos y leoneses sobre la región, la fortificación se volvió indispensable.

Entre las históricas murallas medievales, se encuentra la ciudad antigua. Por fuera de las márgenes de la muralla, y desprendiéndose de la cercanía al río, se encuentra la iglesia. La Igreija, en portugués, es un testimonio del típico estilo portugués, a pesar de su cercanía con la frontera. Además, el conjunto de casas cuyos frentes adornados con diversos azulejos son un museo a cielo abierto. Entre ellos, la casa verde. Cubierta de azulejos color esmeralda, este palacete de finales del siglo XIX, es una verdadera obra de arte.

Muralla y villa de Vila Nova de Cerveira
Mirador Porta do Ceu, Vila Nova de Cerveira
Palacete de fines de siglo XIX, Vila Nova de Cerveira

Baiona

Fue Baiona, en las Rías Baixas gallegas, el primer lugar de Europa que tuvo noticias sobre el descubrimiento de América, al llegar hasta su costa La Pinta, una de las carabelas que capitaneó Cristóbal Colón durante su expedición a las Indias. Esto ocurrió en marzo de 1493. Para conmemorar aquella fecha se celebra, cada 1 de marzo, la Festa da Arribada, que se festeja en torno a la réplica que de la embarcación existe en uno de los muelles del Puerto. En la plaza del Ayuntamiento, un monolito recuerda a Baiona y todos los que pasen por ella, sobre el Descubrimiento de América.

En el siglo II a.C, por estas tierras el caudillo lusitano Viriato combatió con fiereza las tropas romanas de Flavio Serviliano. Viriato, Viriathus en latín, fue un líder lusitano que hizo frente a la expansión de Roma en Hispania a mediados del siglo II a. C. en el territorio suroccidental de la península ibérica, dentro de las llamadas guerras lusitanas.

Finalmente, el esplendor romano fue irresistible, y en el siguiente siglo -I a.C-, Julio César llegó a Baiona. Con la intención de acabar con sus tropas a la tribu de los Herminios, llegó hasta las Islas Cíes. Los Herminios fueron un pueblo de guerreros galaico-lusitano. Fueron el pueblo más valeroso, el que más había conseguido resistir la imposición del poderío romano. Alcanzados por el general romano en las icónicas Islas, los Herminios acabaron por rendirse tras verse cercados ante el bloqueo ordenado por las fuerzas romanas.

Durante los siglos bajomedievales, albergó al cenobio de San Cosme de Baíña, luego desaparecido. En él se retiraban a la vida espiritual y monacal los monjes benedictinos.

Felipe II (1527-1598) llamó a Baiona «llave de mis reinos» y en su puerto llegó a concentrar hasta un centenar de barcos para combatir a los piratas ingleses y normandos. Precisamente en el siglo XVI, el famoso pirata inglés Francis Drake, al mando de 1.500 hombres, atacó la fortaleza. La población de la comarca, ordenada por el entonces conde de Gondomar, Diego Sarmiento de Acuña, ofreció resistencia conminándole a abandonar la bahía.

El puerto de Baiona fue eje comercial durante siglos, hasta que, a finales del siglo XIX, se produjo el gran despegue económico e industrial de Vigo

Fortaleza de Baiona
Vista panorámica de Baiona, la ciudad antigua, el castelo y la copia de La Pinta

Porto

A orillas del Río Duero, fue la ciudad en la que se creó la guitarra portuguesa, en el siglo XVIII, como una derivación de la guitarra inglesa introducida en la colonia inglesa de Porto, y que derivó al igual que otras guitarras de la cítara. 

Habitada desde tiempos prerromanos por celtas y pueblos relacionados con ellos, durante el período romano desarrolló un importante puerto que comerciaba con Olissipona, la moderna Lisboa, y Bracara Augusta, la moderna Braga.

Tras ser conquistada por las tropas musulmanas, el conde Vímara Peres fue enviado de Galicia, para reconquistar el área que iba desde el río Miño al río Duero, identificada como el asentamiento de Portus Cale. De hecho, esta denominación sería la raíz del actual nombre de Portugal, tras unificarse ambos términos en uno: Portucale. Histórico sitio de relaciones anglo-portuguesas, aquí contrajo matrimonio Juan I de Portugal y Filipa de Lancaster, hija de Juan de Gante.

También, desde Porto, en 1415, el Príncipe Enrique el Navegante, hijo de Juan I de Portugal, se embarcó en la conquista del puerto moro de Celta, en el norte de Marruecos. Dando así comienzo a la etapa expansionista y colonialista del Reino de Portugal. 

Ya en tiempos contemporáneos, Porto continuó siendo una ciudad de gran relevancia política y social. Prueba de esto fue el hecho de haber sido la capital de la restaurada monarquía, a pesar de no haber durado más que un mes, luego de que en 1891 el bando republicano lanzará una revolución en contra de esta, y que finalmente triunfara en 1910.  

  • Forte de São João Baptista
  • Jardín de Paseo Alegre: Convento franciscano del siglo XIX, con un jardín paisajístico, una fuente ornamentada y aseos con azulejos modernistas.
  •  Faro de Felgueiras: Faro hexagonal de 10 metros en el río Duero, que data del siglo XIX y está construido con granito.
  • Museu Irmandade da Santa Casa da Misericórdia do Bom Jesus de Matosinhos
  • Museo del Tranvía: Antigua central termoeléctrica que ahora alberga el museo de historia de los tranvías en Oporto.
  • Barrio Ribeira: Catedral de Oporto, el Palacio de la Bolsa, Rua Cais da Ribeira, Palacio Episcopal y el Museu da cidade – reservorio
  • Iglesia del Carmen: Iglesia barroca con una famosa fachada lateral de azulejos conectada a otra idéntica a través de una casa.
  •  Mercado do Bolhão: Mercado de 2 pisos ubicado en un edificio neoclásico, con vendedores de frutas, verduras y platos preparados.
Centro de Porto en la década de 1960
Río Duero
Faro de Felgueiras

Contacto: caegseminario@gmail.com – Teléfono celular: +381 61 2566887

A %d blogueros les gusta esto: